¿Está preparada la logística para la expansión del e-commerce?

In Blog

Los operadores deben invertir en trazabilidad y visibilidad del producto, así como optimizar la ‘última milla’, si quieren satisfacer a un cliente cada vez más exigente.

Ante el crecimiento exponencial del e-commerce, Logistun ha dedicado su II Desayuno Logístico a las implicaciones que el comercio electrónico tiene en las estructuras logísticas.

En el inicio del encuentro celebrado este lunes 23 de mayo en Madrid, el socio-fundador de Logistun, José Luis Galiana, ha lanzado a los asistentes la pregunta que los diversos ponentes de la Jornada han intentado responder: ¿están preparados los almacenes logísticos para la nueva era multicanal que trae consigo el e-commerce?.

Para este nueva forma de trabajar, los almacenes tradicionales deben invertir entrazabilidad y seguimiento del producto, deben ser más exactos en el picking, por los altos costes que conllevan los errores en este proceso, y han de desarrollar nuevas soluciones que permitan hacer más eficiente la ‘última milla’. 

Conectar oferta y demanda

En opinión del director de Operaciones de Privalia, Victor del Pozo, que ha desgranado el impacto del e-commerce en la cadena de suministro del retail, los actores que están teniendo más éxito en el entorno actual son aquellos que están siendo capaces de “conectar la oferta y la demanda, estén donde estén tanto el uno como el otro”.

“Estamos entrando en un escenario de stock totalmente descentralizado y con un cliente que se mueve y compra indistintamente por varios canales”, ha explicado el director. Por tanto, el principal cambio que tiene que asumir la logística es que “el cliente se ha colocado en el centro de las operaciones”

Este “nuevo” cliente no distingue entre canales, por lo que hay que proporcionar una experiencia única y globalizada entre el espacio físico y on-line. Además, se ha acostumbrado a un estándar de servicio muy alto sin necesidad de pagar por ello, lo que genera una tensión “brutal” en la cadena de suministro.

En este escenario, la logística gana fuerza en la estrategia global de la empresa, ya que la batalla de los etailers se libra en las operaciones.

José Fanego de Zetes, Víctor del Pozo de Privalia y Rubén Aliseda de DHL SC (de izada. a dcha.)

José Fanego de Zetes, Víctor del Pozo de Privalia y Rubén Aliseda de DHL SC (de izada. a dcha.)

Todo esto ha provocado un cambio en el concepto de la cadena de suministro,rompiendo la tendencia lineal que ha regido las operaciones por una circularen la que todo gira en torno al consumidor.

La gestión en tiempo real para satisfacer a los nuevos consumidores ha cambiado también el concepto de automatización y de inversión en el almacén. Ahora, esta inversión no parte del ahorro de costes como principal premisa, sino del aumento de ventas, algo que se consigue sirviendo más rápido a los clientes, lo cual está directamente ligado a la velocidad a la que trabaje el centro logístico.

Rapidez y cero errores en picking

Las soluciones para aumentar la rapidez en los procesos y minimizar los errores de picking, dos condiciones “obligatorias” para todo almacén según Del Pozo, han sido analizadas posteriormente por el director de Consultoría y Proyectos de Zetes, José Fanego.

En el e-commerce, al sector logístico se le requiere una estrategia omnichannel, laoptimización del stock y precisión en los inventarios, una buena logística inversa y una correcta planificación de entregas. Respecto a este último punto, cabe destacar que las entregas a domicilio siguen siendo las más elegidas por los consumidores.

Estas condiciones sólo pueden darse con una visibilidad total de la cadena de suministro, que permita una mejor gestión de inventario y tener informado en todo momento al cliente on-line, que además exige recoger o devolver la mercancía en el punto que desee y a una buena relación calidad/precio.

Optimizando la última milla 

En lo que respecta a la última milla, el director de Unidad de Negocio Retail&Grupag en DHL Supply Chain Iberia, Ruben Aliseda ha explicado en que consiste el servicio de entrega bajo demanda (ODD) del operador logístico.

Una hora después de la recogida del paquete, el operador informa a su receptor de la fecha estimada de entrega, pudiendo este elegir entre diversas opciones como reprogramar la entrega a otro día o hacia otro lugar deseado.

Junto al lugar de trabajo o el domicilio de un vecino, este lugar también puede ser una de las 8.000 consignas con las que cuenta el operador o uno de los 45.000 puntos de recogida de los que dispone.

Recommended Posts

Deja un Comentario